Crean un papel que no se quema y que puede reescribirse infinitamente.

Ingenieros norteamericanos han creado un papel que no se quema, que es resistente a las bacterias, que puede doblarse y cortarse con tijeras y que resiste temperaturas de hasta 700ºC. Está formado por cables nanométricos de dióxido de titanio, un compuesto químico común en el pigmento blanco. Sus aplicaciones, además de las de cualquier otro papel, van desde la fabricación de blindajes hasta la descomposición de compuestos contaminantes. Por Yaiza Martínez.

Ingenieros norteamericanos de la universidad de Arkansas han conseguido crear un papel que no se quema, que es resistente a las bacterias y que puede rescribirse una y otra vez porque puede borrarse. Su ingrediente principal es lo que le da elasticidad, señalan sus creadores: mientras que la mayoría de los papeles se elaboran con fibras de celulosa, el nuevo material está formado por cables nanométricos de dióxido de titanio, un compuesto químico común en el pigmento blanco. Pero, aunque tiene dos dimensiones, el papel nanotecnológico sirve además para formar artefactos tridimensionales. Puede doblarse y cortarse con tijeras, es químicamente inerte y soporta temperaturas de hasta 700 ºC, informa la universidad de Arkansas en un comunicado. Asimismo, la revista Journal of Physical Chemistry B ha publicado recientemente los resultados de este trabajo. Este papel puede usarse de múltiples formas. Por ejemplo, para realizar carteles de carreteras resistentes al calor, pero además podría tener otras aplicaciones, como la fabricación de blindajes, de tejidos incombustibles, y de filtros de bacterias. También serviría para descomponer contaminantes o agentes bacteriológicos, entre otras funciones. Una nueva era Según uno de sus inventores, Z. Ryan Tian, los humanos hemos usado papel fabricado con fibras naturales durante miles de años. Con esta tecnología, entramos en una nueva era. Tian es profesor asistente del J. William Fulbright Collage of Arts and Sciences de la universidad de Arkansas. El material conseguido es flexible, no-tóxico y barato. La ensambladura de nanocables necesaria para su producción fue llevada a cabo mediante un proceso que, según sus creadores, es tan simple como el secado de la pulpa del papel. Sus inventores han creado ya tubos, cuencos y vasos con dicho material. Estos artefactos huecos pueden manipularse con la mano. Tian y su equipo llevaron a cabo un calentamiento hidrotérmico para crear largos nanocables a partir de la mezcla de dióxido de titanio en polvo con una solución alcalina en un contenedor recubierto de teflón. Después, calentaron la mezcla en un horno a entre 150-250 ºC durante unos días. Cuando la solución alcalina se evaporó, surgieron una serie de largas y blancas fibras. Estos nanocables fueron lavados con agua destilada y, cuando tomaron la consistencia de la pulpa mojada, se les dio la forma tridimensional de tubos, cuencos y vasos. El material resultante es blanco y parece papel normal. Pero en realidad es flexible, y puede manejarse fácilmente para formar objetos tridimensionales. El equipo trata de conseguir ahora la patente del proceso y está buscando patrocinadores industriales para certificar y comercializar las aplicaciones de la tecnología del nanopapel.

Fuente: Tendencias21

Anuncios

Teletransportan información cuántica

Radiar personas al estilo de Star Trek es algo aún perteneciente al reino de la ciencia ficción pero unos físicos en Dinamarca han teletransportado información de la luz a la materia acercando un poco más a la realidad la comunicación y la computación cuántica.

Hasta ahora los científicos habían teletransportado objetos similares, tales como luz o unos pocos átomos durante cortas distancias de un punto a otro en una fracción de segundo.

Pero el profesor Eugene Polzik y su equipo en el Instituto Niels Bohr de la Universidad de Compenhague en Dinamarca han logrado todo un avance usando tanto luz como materia.

“Es ir un paso más allá porque por primera vez incluye teletransportación entre la luz y la materia, dos objetos diferentes. Uno es el portador de la información y el otro es el medio de almacenaje”, explicó Polzik en una entrevista el pasado Miércoles.

El experimento incluía por primera vez un objeto atómico macroscópico que contenía billones de átomos. También teletransportaron información una distancia de medio metro pero creen que podrían extender la distancia aún más.

“Hace dos años dos equipos lograron la teletransportación entre dos átomos individuales, pero la distancia que separaba a ambos era solo de una fracción de milímetro”, explicó Polzik, que es miembro del Centro para Óptica Cuántica de la Fundación Nacional Danesa de Investigación.

“Nuestro método permite que la teletransportación pueda ser llevada a cabo a lo largo de distancias más largas ya que implica a la luz funcionando como portador del entrelazamiento”, añadió.

Más información en Astroseti.

Primera red WiMAX europea

El Ayuntamiento de Lugo ha anunciado la inminente instalación de una red WiMAX, situándose de ese modo, en la primera ciudad Europea en prestar conectitividad a Internet mediante este tipo de acceso.Así, desechando la idea inicial de implementar WiFi, han optado por tecnología WiMAX (Worldwide Interoperability for Microwave Access) con mayor capacidad, abarcando un radio de acción de 48 Km desde la antena, incluyendo obstáculos, y con anchos de banda hasta los 70 Mbps.

El estándar 802.16, se apoya sobre el sistema LMDS, soporta calidad y niveles de servicio (QoS/SLA) y además el nuevo derivado 802.16e está enfocado especialmente a dispositivos móviles.
La instalación de estas redes, una vez implementado el LMDS, es relativamente rápida, por lo que pronto tendremos las primeras impresiones de la nueva red.